Agroturismo Rural El Calvario

Español | Inglés

El entorno

El término municipal de Boquiñeni pertenece al corredor fluvial del río Ebro en el sector noroeste de la provincia de Zaragoza. en el tramo fluvial, que discurre por nuestra localidad, se puede pescar; además permite adentrarse al interior del río y practicar deportes acuáticos como el piragüismo. El término municipal de Boquiñeni se caracteriza por su escasa altitud que abarca desde la mínima, 219 metros sobre el nivel del mar en el río Ebro, hasta la máxima en el suave relieve denominado Alto de la Loteta con 307 metros, por lo que su orografía es ideal para practicar deportes como senderismo o ciclismo. En el término discurre un tramo del Camino Natural del Ebro GR-99, una ruta senderista de 1.200 kilómetros que tiene al ebro como eje y referente. Esta ruta discurre paralelo al ebro por el soto de Boquiñeni durante tres kilómetros de frondosas riberas que se extienden hasta unas playas de grava. Enseguida se desvía entre choperas y frutales. Tras dejarlas atrás, sigue por el Carrizal del Tejar, espacio natural que era antiguo cauce del río. Más adelante, sobre un pequeño montículo se pueden visitar los restos musulmanes del Calvario, cerca de la localidad vecina de Luceni. En el término municipal se sitúa el Embalse de la Loteta, próximo a la autopista Vasco-Aragonesa, en el km 254,5 y la carretera nacional 232, que está previsto poder explotarlo para uso turístico y deportivo. Los amantes de la naturaleza también podrán acercarse hasta el Barranco del Carrizal, donde se encuentran hábitats considerados como prioritarios y de interés comunitario, por contener especies con valor de conservación asociadas a ecosistemas esteparios. También se localizan cicatrices de antiguos meandros en el enclave del Galacho de los Fornazos, localizado en la margen derecha del Ebro, en los términos de Boquiñeni y Pradilla, al pie del escarpe formado por una antigua terraza fluvial que proporciona una extraordinaria panorámica. Este galacho, de una antigüedad superior a 2000 años y alimentado por las aguas del freático, conserva una superficie de 10/15 hectáreas fundamentalmente de titularidad municipal. El antiguo cauce aparece totalmente colonizado por un carrizal con pequeñas manchas de anea. Durante la primavera una mancha verde cubre el espacio y numerosas aves construyen ahí sus nidos, que es posible observar con prismáticos desde el mirador. Hasta fechas recientes este humedal padecio agresiones que lo alteraron profundamente. En el año 2006 la Confederación Hidrográfica del Ebro estableció un acuerdo con el Ayuntamiento de Boquiñeni para el desarrollo de un poryecto de restauración y conservación de este espacio natural. Actualmente el mirador realizado ofrece una panorámica sobre este paraje y ofrece unas vistas espléndidas.

facebookValid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!